26 mayo 2024

8 de Marzo, Día Internacional de las Mujeres. Conocemos a María Josefa Molero Mayo

Hoy, 8 de marzo, se conmemora el Día Internacional de las Mujeres. Y no, no se ‘celebra’, porque aún queda mucho por luchar para la igualdad y el derecho de todas las mujeres.

Aprovechamos el día de hoy para conocer a una de las mujeres que forman nuestro barrio: Maria Josefa Molero Mayo. El parque de las Pioneras está dedicado a varias mujeres, entre ellas, a Maria Josefa. ¡Conozcámosla!

Entre el siglo XX y el XXI se desarrolló la vida de María Josefa Molero Mayo, química nacida en Isaba (1921-2011). La represión tras la Guerra Civil se cebó en su familia. Pese a ello en tres años hizo la carrera en la Universidad Central de Madrid (1940-1942), donde se doctoró con un premio extraordinario. En un mundo profesional de hombres, acabó trabajando en Oxford de dónde no regresaría hasta los años 50. Su labor como investigadora y creadora de institutos científicos, le valió reconocimientos internacionales y nacionales. Su trayectoria contribuye a romper estereotipos que aún pesan sobre las mujeres en la ciencia.

Europapress
Josefa Molera Mayo

En Zientzia Kaiera podemos conocer a fondo toda su trayectoria. En versión castellano:

Nació en Izaba. El 23 de enero de 1921 nacía en el Valle de Roncal María Josefa Molera Mayo, pionera de la química. Era una mujer llena de imaginación. Madre de tres hijos. Fue alumna de dos premios Nobel de Química. Estricta y precisa en el trabajo. Entre 1958 y 1961, fue contratada por el Departamento del Ejército de los EE. UU. para dirigir un equipo de investigación.

Josefa Molera estudió química en la Universidad Central de Madrid en 1942 en muy malas condiciones. Su familia sufrió mucho durante la Guerra Civil. Sin embargo, se graduó como Licenciada en Química con excelentes calificaciones en un corto período de tres años. Después de culminar sus estudios, obtuvo un puesto como profesora auxiliar no remunerado en la Cátedra de Química Técnica. Su trabajo como maestra no le permitía ganarse la vida y daba clases particulares de química para sobrevivir.

El profesor Antonio Ríus Miró , Director del Departamento de Química, era también Subdirector del Instituto de Química “Alonso Barba” del CSIC, y ofreció a Josefa la oportunidad de realizar una tesis doctoral en sus laboratorios. Lamentablemente, el director del Instituto, José Casares Gil , le negó el acceso argumentando que no había mujeres investigadoras en la organización. Pero Josefa no descartó la posibilidad de hacer su tesis, y Ríus “ Rocasolano” fue nombrado director del Instituto de Química Física cuando ella comenzó a trabajar en el laboratorio local como becaria. Lo que le pagaban por su trabajo de laboratorio no le permitía vivir y tuvo que seguir enseñando.

En 1948 se doctoró por la Universidad Central de Madrid por su sobresaliente cum laude y Premio Extraordinario. Debido a sus excelentes resultados en la aplicación de electrodos de mercurio en su tesis doctoral, obtuvo el puesto de colaboradora en el Instituto Rocasolano. En 1950, el Instituto abrió un programa para que jóvenes investigadores se fueran al extranjero, y Josefa Molera se mudó a Oxford, un laboratorio dirigido por Cyril Norman Hinshelwood , quien fue galardonado con el Premio Nobel de Química en 1956 . Hinshelwood no agradeció la llegada de Josefa por ser mujer, pero la joven investigadora perseveró en vencer los prejuicios del profesor.

Cuando regresó de Gran Bretaña, puso en práctica lo que había visto en el extranjero y fue una de los fundadores del primer cromatógrafo de gases del estado. En ese momento, en 1951, no tenían dinero para construir herramientas y se vieron obligados a usar técnicas simples en los laboratorios, por lo que hicieron un «cromatógrafo casero» usando los recursos que tenían a su alrededor. Además, puso en marcha una nueva línea de investigación en el Instituto de Química Física: una línea de investigación sobre reacciones de pirólisis y oxidación a baja temperatura de compuestos orgánicos en fase gaseosa. Y fundó y dirigió el Departamento de Cinetoquímica hasta su jubilación en 1986.

Fue a la Universidad de Sheffield en 1959 para estudiar las técnicas de reacciones químicas ligeras con el científico George Porter, quien recibió su Novel en Química en 1967. Eran técnicas nuevas y las introdujo en el instituto cuando regresó. Desarrolló métodos de reacciones químicas por cromatografía de gases y los implementó, por ejemplo, en el análisis de vinos y otras bebidas alcohólicas.

Ha recorrido un largo camino en la ciencia, superando mil obstáculos. Pasó por todos los cargos de esta carrera: becaria, asistente, profesora, secretaria, investigadora y directora de departamento. Dirigió 17 tesis doctorales. Publicó 76 trabajos de investigación. Ha recibido varios premios por su trabajo, entre ellos el Premio Alfonso X El Sabio del CSIC, el Premio Perkin Elmer Hispania a la Mejor Cromatografía de Gases y la Medalla de Química de la Real Sociedad Española de Física y Química.

La química navarra María Josefa Molera Mayo implantó sistemas químicos avanzados en el estado y se debe a las nuevas bases del sistema de investigación y desarrollo que hoy conocemos.

Murió en Madrid en 2011 a la edad de 90 años. En mayo de 2013, el Ayuntamiento de Pamplona aprobó una propuesta para nombrar una calle de la ciudad Josefa Molera Mayo.

Fuente Zientzia Kaiera

Fuente: Europapress y Zientzia Kaiera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: